Tres cosas que mejoran tu creatividad y una que no (según la ciencia) – Periódico Página100

Tres cosas que mejoran tu creatividad y una que no (según la ciencia)

Photo: yorokobu

Por: Mariángeles García       

Ojalá existiera una pastillita que nos permitiera, al ingerirla, ser los más creativos de la galaxia, pero lamentablemente la ciencia aún no ha avanzado tanto. Lo que sí ha hecho es seguir investigando sobre el cerebro humano y su funcionamiento, y gracias a esos estudios hoy podemos decir que hay tres cositas que sí nos ayudan a ser más creativos y una que quizá no tanto.

CAFÉ Y SIESTA: UN TÁNDEM GANADOR

Esa costumbre tan nuestra de desconectar del mundo después de comer para recuperar fuerzas no solo es beneficiosa en sí misma (ojo, hablamos de una siestecilla de 15 o 20 minutos, no más. Lo de pijama, padrenuestro y orinal dejémoslo para Cela). Ahora los científicos añaden un elemento más: el café. Esto, que parece un sinsentido si pensamos que lo tomamos normalmente para alejar el sueño, tiene su razón de ser.

Nuestro cuerpo tarda 20 minutos en llevar la cafeína hasta nuestro cerebro. Así que, si programamos bien la siesta y tomamos un cafelito justo antes de cerrar el ojo, no nos hará falta programar el despertador para levantarnos del sofá y seguir con lo que hacíamos. Con la ventaja de que nuestro cerebro no solo habrá descansado, sino que la cafeína, además, contribuirá a que estemos más alerta.

La cosa es sencilla. La responsable de que nos entre ese amodorramiento es una hormona llamada adenosina, la misma que nos dice que ha llegado el momento de ir a la cama cuando cae la noche. La única manera de disminuir sus niveles es durmiendo. Ahora bien, la cafeína bloquea la unión de esa hormona con los receptores del cerebro impidiendo que esta llegue a nuestro sistema operativo, lo que consigue que nos encontremos más despejados.

Y como una imagen vale más que mil palabras, sirva este vídeo de Vox (no confundir con el partido político, por favor) para explicarlo mucho mejor.

Es cierto que no hay demasiados estudios que investiguen los efectos de las siestas y el café, pero los que existen parecen demostrar que quienes durmieron 15 minutos tras tomarse uno cometieron menos errores y estuvieron más alerta cuando fueron sometidos a un simulador de conducción que aquellos que solo durmieron la siesta. Otros estudios, por su parte, parecen demostrar que quienes tomaron café antes de dormir la siesta obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria a las que les sometieron al despertar.

Así pues, si este tándem consigue mantener nuestra mente más despierta, alcanzar el nirvana de la creatividad está un poquito más cerca.

A FALTA DE CAFÉ, BUENO ES EL TÉ NEGRO

Investigadores de la Universidad de Pekín han estudiado los efectos de beber té negro sobre el pensamiento creativo divergente y aunque los resultados de las dos pruebas a las que sometieron a 50 individuos para el estudio no fueron iguales, sí parecen determinar que beber té mejora la creatividad.

Una prueba consistía en ordenar unos bloques y la otra en proponer nombres para un restaurante de ramen. Los participantes fueron divididos en dos grupos. A uno se le ofreció té negro para beber antes de la prueba y al otro, simplemente agua.  Los que bebieron té obtuvieron mejor puntuación en los dos test a los que se les sometió.

Cómo aumentar la creatividad según la ciencia

Ahora bien, ¿fue la teína la responsable? No parece que fuera así ya que, al igual que la cafeína, los efectos de esta no son inmediatos. La teína tarda unos 30 minutos en llegar al cerebro y los participantes no emplearon más de 20 minutos en realizar sus pruebas. ¿Entonces?

Los investigadores chinos creen que, más que la teína en sí, ese aumento de la creatividad tiene que ver con un estado de ánimo. Es decir, beber una taza de té caliente puede asociarse con un momento relajante, y si la mente está despejada, sin preocupaciones y en estado de gozo, será más propensa a la creatividad.

Por si acaso, vamos a prepararnos una tacita de té negro.

PLACEBO PARA TU CREATIVIDAD

¿Y si todas esas fórmulas para estimular la creatividad se basaran, en realidad, en un placebo? ¿Y si la creatividad simplemente está en tu cabeza? En esa línea se encaminaron los estudios de los investigadores del Weizmann Institute of Science de Israel Lior Noy y Liron Rozenkrantz. Estos dos científicos sometieron a 90 estudiantes a una prueba. A todos ellos se les dio a oler una sustancia con aroma a canela. A la mitad se les dijo que estaba especialmente diseñada para aumentar la creatividad, mientras que a la otra mitad no se les comunicó nada al respecto.

Al terminar las pruebas, aquellos que pensaron que iban dopados con esa pócima mágica obtuvieron mejores resultados que quienes se limitaron a olerla sin saber para qué. Ese placebo les hizo sentirse más confiados y osados, lo que sin duda fue beneficioso a la hora de desarrollar su creatividad.

«Mucha gente, incluida yo misma, siente miedo cuando se enfrenta a tareas creativas. Si alguien me pide hacer algo creativo, me paralizo, me agobio, y no soy capaz de hacerlo lo suficientemente bien. Creemos que el placebo rompe ese bloqueo mental y permite a la gente sentirse más apoyada y libre de miedos», comentó Rozenkrantz en una entrevista para New Scientist.

Así pues, ve a visitar a tu abuela más a menudo para que te diga lo creativo e imaginativa que eres (y créetelo). O búscate tu propia pluma de Dumbo que te permita volar. Tú eliges.

MINDFULNESS, LA KRYPTONITA DE LA CREATIVIDAD

Hasta ahora hemos hablado de tres cositas que podrían estimular tu lado creativo. Vamos con la que los expertos no te recomiendan practicar cuando tienes que someterte a una sesión de brainstorming de las buenas: el mindfulness.

Art Markman, profesor de Psicología y Marketing en la Universidad de Texas, cree que esta técnica de relajación actúa contra la creatividad y que lo que puede servirnos para tener una salud mental equilibrada podría no ser positivo cuando lo que buscamos es dar con esa idea genial que nos llevará al éxito.

Cómo aumentar la creatividad según la ciencia

El mindfulness propone atender exclusivamente al momento actual, al ahora, al instante. Dejar que el resto de pensamientos fluyan, se vayan, sin que les prestemos atención. Y ahí está el pero. Porque el pensamiento creativo necesita, precisamente, de ese torrente de pensamientos e ideas: el pensamiento divergente.

«Un aspecto central de la creatividad es el pensamiento divergente, que se refiere a la capacidad de presentar muchas ideas diferentes», comentaba Markman en un artículo para Inc. «El pensamiento divergente es importante porque muchos estudios demuestran que las personas que tienen las ideas más creativas son típicamente las que tienen más ideas en general. Es decir, la cantidad conduce a la calidad».

Y concluía: «Dejar vagar la mente es malo para las tareas que requieren atención concentrada, pero en realidad puede ser bueno para el pensamiento divergente. Por lo tanto, la atención plena puede funcionar un poco en contra de la creatividad».

Fuente: / Source: www.yorokobu.es

Popayán Colombia   Pagina100.com  

Prensa para leer y pensar ¡Compártelo en tus redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola Gracias estar conectado con Página 100
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: