¿Qué es la pseudociencia? – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

¿Qué es la pseudociencia?

Tres sabios han sido consultados por Tec Review para aclarar dónde está la frontera entre una explicación científica y otra que aparenta ser científica, pero no lo es.

El tarot es una pseudociencia.

¿Qué es la pseudociencia? ¿Cómo podemos identificarla? Cuando Julieta Fierro Gossman imparte cátedra recurre a la cartomancia.

“En mis clases sobre Egipto de la antigüedad leo el tarot para que mis alumnos vean qué fácil es predecir y por qué las artes adivinatorias son tan atractivas”, platica esta investigadora del Instituto de Astronomía, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ella lee las cartas como un recurso didáctico que le permite dar a conocer cómo los egipcios hacían predicciones ambiguas sobre fenómenos naturales con base en una práctica que hoy es considerada pseudociencia, aunque para aquellos hombres era simplemente sabiduría.

La ciencia, de acuerdo con Fierro Gossman, es una disciplina que pretende entender la naturaleza, cómo funciona y cuáles son los principios que la rigen. A diferencia de la pseudociencia, la fortaleza de la ciencia radica en la capacidad de predecir con exactitud.

“Esto se logra solamente a través de la investigación y la evaluación. Es decir, cada vez que la ciencia propone una teoría nueva, se prueba, se analiza y se rectifica. Este método le da fortaleza; además, la ciencia reconoce que se puede equivocar”, dice esta astrónoma.

Según Alejandro Ricardo Garciadiego Dantán, profesor de Filosofía de la Ciencia, de la Facultad de Ciencias, de la UNAM, conocer un fenómeno natural significa medirlo matemáticamente. Esto no lo hacen los pseudocientíficos, quienes a veces ni siquiera están conscientes de ello.

“Hay gente que cree que conoce un fenómeno, cree poderlo explicar; sin embargo, ignora que no posee una formación científica sólida que le permita darse cuenta de su error”, afirma este académico.

¿Qué es la pseudociencia?

Este especialista también cuenta que ha habido pseudociencias que finalmente se han transformado en ciencias. La alquimia convertida en química es muestra de ello.

“Para la alquimia había fenómenos que no se podían explicar con exactitud y entonces se les atribuían características míticas. Por ejemplo, se hablaba de que el agua se transformaba en polvo si se calentaba y eso se veía como un acto de magia”, expresa Garciadiego Dantán.

Pero cuando en el siglo XVIII Antoine-Laurent de Lavoisier, padre de la química moderna, hace experimentos en los que cuantifica la evaporación del agua, la interpretación alquímica es desmentida.

“Lavoisier demuestra que si se pesa primero un matraz con agua y, después de haberse evaporado el agua, se vuelve a pesar con el polvo residual, da como resultado el mismo peso del recipiente original. Esto significa que el agua no se transforma en polvo. Lo que pasa es que con el calentamiento parte del material del recipiente se desprende y se queda en el fondo, pero no hay un acto mágico que haya transformado el agua en polvo”, detalla este académico de la UNAM.

Es así como la ciencia se va perfeccionando conforme avanzan los siglos, se va haciendo más rigurosa. En contraste, hay otras esferas del conocimiento, como el tarot, que se han quedado estancadas en explicaciones sin fundamento experimental.

En la raíz, la ciencia también es una creencia

La ciencia, sin embargo, está construida sobre premisas obvias imposibles de demostrar, son principios que se creen sin explicación. “Una cosa es igual a sí misma” o “dos cosas iguales a una tercera son iguales entre sí” son algunos ejemplos.

“Los axiomas se aceptan porque son evidentes y muy simples, y la matemática se ha construido con base en ellos. La magia es un intento por romper la causalidad derivada de los axiomas”, asevera Fernando Ángeles Uribe, coordinador del Taller de Control y Electrónica, de la Facultad de Ciencias, de la UNAM.

La idea es que solamente sobre los axiomas es válido derivar afirmaciones mediante la lógica. Cuando no se hace esto, se cae en la tentación de violar esta regla de causalidad y entonces se hace pseudociencia.

En este sentido, Ángeles Uribe recuerda que alguna vez leyó un artículo británico de medicina en que se establecía una conexión entre la inteligencia de los estudiantes y el hecho de que mascaban chicle.

“Los médicos hicieron una correlación causal de algo que solamente era una correlación. Supusieron que los alumnos son inteligentes porque mascan chicle, esto es una causalidad equivocada, porque no es que mascar chicle haga inteligentes a los estudiantes, sino que el asunto tiene que ver solamente con alguna cuestión de actividad cerebral que los lleva a mascar algo”.

Incluso, según Ángeles, hay críticas a la divulgación científica porque a veces utiliza conceptos equivocados con el afán de acortar las explicaciones para hacerlas entendibles al público en general.

“Es complicado transmitir la cadena de ideas que lleva a una conclusión específica, por lo cual se simplifica a tal punto que puede tornarse en una explicación pseudocientífica”. Ojalá que no sea el caso de este texto de Tec Review.

Fuente/ Source: tecreview.tec.mx

Por/ By: Jansel Jiménez Bulle

Foto/ Photo: (Foto: iStock)

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: