Mejor pásele no me vaya a atropellar – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

Mejor pásele no me vaya a atropellar

Por Diego Sámano Romero

Otra semanita más y para no variar movidita en información, pero lo bueno es que aun no pierdo por completo la capacidad de asombro ya que con esta información que comentaré, al final seguro entenderán porque lo estoy diciendo.
Este sábado por la mañana publicaron en su edición ‘México’ del periódico “El País” en la versión digital, lo que para mí fue la nota informativa del día y que me causó una gran sorpresa, titulada de la siguiente manera: “La inseguridad vial otra de las pandemias que azotan a América Latina”, a continuación, para no perder la costumbre colocare unos cuantos párrafos de esta. 
“Los últimos datos disponibles para América Latina indican que 107,000 personas perdieron la vida a causa de accidentes de transito solo en 2016. Esta cifra parece menor cuando el mismo documento afirma que más de 1.3 millones de personas mueren al año durante este tipo de incidentes. El mayor problema es que América Latina y el caribe es una de las regiones con mayor tasa de mortalidad por accidente viales, detrás de África y Oriente Medio. Además de su posición en el podio, es la región que menos avances registra hacia el descenso de este indicador. Estas cifras van acompañadas de un incremento rápido incremento en el número de vehículos motorizados, que aumento un 60% entre 2005 y 2015 en toda la región”.
“A la vez que la cultura del ciclismo urbano transforma las ciudades y pueblos, los ciclistas son uno de los grupos más expuestos sufrir accidentes en la región: Casi 20 de cada 100 muertos por accidentes utilizaban la bicicleta, triplicando los valores de referencia mundial. Una infraestructura vial diseñada para los vehículos motorizados es solo una de las causas que explican este dato”.
Como verán son contundentes los datos que nos dieron, sin embargo, solo son dos a los que me voy a enfocar. Quienes hemos sido usuarios de la bicicleta ya sea particular o alquilada (lo digo porque algunas ciudades cuentan con el servicio de préstamos de bicicletas), se habrán dado cuenta lo peligroso que es andar por las calles y avenidas de las grandes urbes, ya que es casi nula la cultura vial.
No somos pocos los que hemos sido objeto de varios accidentes de tránsito por usar la bicicleta como medio de transporte al circular de colonia en colonia o de alcaldía en alcaldía por medio de unas cuantas pedaleadas y que decidimos dejar el coche en casa para dirigirnos al trabajo o la escuela ya que la mayoría preferimos el transporte público.
Cabe señalar que la población ahora pedalea más por la pandemia ya que durante 2020 la venta de bicicletas aumentó en 30% y su producción podría alcanzar niveles no vistos en más de cinco años. Esto probablemente se dio porque al relajarse el confinamiento su demanda mejoró ya que se vio como una alternativa de distracción y deporte.
Tomando el café: ¿Hasta cuándo las autoridades se darán cuenta que no solo se necesita una reglamentación a la altura de las circunstancias, sino también un esquema nuevo y moderno para las calles o avenidas?… solo cuando descubran un enfoque diferente para un medio de transporte alternativo y seguro
El autor de esta columna es comunicólogo (comunicador en formación) y espectador de esta aferrada realidad.

Fuente/ Source: PAGINA 100

Por/ By: Diego Sámano Romero

Foto/ Photo: Diego Sámano Romero

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: