Médicos chinos emplean células madre para combatir síntomas del coronavirus – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

Médicos chinos emplean células madre para combatir síntomas del coronavirus

Dos equipos de médicos chinos probaron el tratamiento con células madre mesenquimales en pacientes con infección por coronavirus. Según los médicos, el procedimiento ayudó a reducir el nivel de inflamación incluso en pacientes críticos. Pero la cantidad de células madre involucradas en la reparación del tejido dañado aún no está clara. Los estudios (1,2) se publicaron previamente en el portal de pre impresión chino ChinaXiv.

Mientras que los médicos de todo el mundo están probando medicamentos antivirales que sean efectivos contra el Covid-19, varios grupos de científicos chinos han decidido tomar un camino diferente. Ellos notaron que la muerte de los pacientes a menudo no es causada por el virus en sí sino por la inflamación que se desarrolla en el contexto de la infección.

El Covid-19 se une a las células en la superficie de las cuales hay una proteína llamada ACE2 (un receptor para la enzima convertidora de angiotensina que también es uno de los participantes en la cascada de regulación de la presión arterial). ACE2 es abundante en la membrana de los alveolocitos, células que recubren los pulmones desde el interior. En consecuencia, el virus las ataca primero y el cuerpo secreta proteínas proinflamatorias. Las células del sistema inmunitario entran en combate y se desarrolla una neumonía. En casos severos puede convertirse en una tormenta de citoquinas (la liberación de cantidades excesivas de proteínas proinflamatorias que terminan deteriorando los pulmones).

Por lo tanto, una buena terapia debe incluir la supresión de la respuesta inmune. En las clínicas, los glucocorticoides (hormonas suprarrenales) se usan para ello como estándar, pero dicho tratamiento no siempre es beneficioso y a veces, demora por completo la eliminación del virus del cuerpo. Por lo tanto, varios grupos de médicos decidieron simultáneamente usar otro tipo de inmunosupresión: las células madre mesenquimales. Estas células son conocidas por su capacidad de secretar una amplia gama de proteínas antiinflamatorias para defenderse de las células del sistema inmunitario. En algunos países del mundo, ya están aprobados como una forma de reducir la inflamación, por ejemplo, en trasplantes de médula ósea o en enfermedades intestinales.

Modula la respuesta inmune

El primer grupo de médicos, dirigido por Min Hu de la Universidad de Pekín, decidió usar células del cordón mesenquimatoso (cordón umbilical) en su ensayo. Su paciente era una mujer china de 65 años que fue tratada durante aproximadamente una semana usando una terapia estándar. Durante este tiempo, la cantidad de glóbulos rojos en su sangre disminuyó y los glóbulos blancos, por el contrario, aumentaron. A pesar de todos los esfuerzos que hicieron los médicos, su condición seguía siendo grave, había signos de insuficiencia respiratoria, daño hepático, anemia, así como hipertensión, diabetes tipo 2 y hemorragia gástrica.

Luego, la paciente recibió tres inyecciones de células madre mesenquimales de cordón umbilical con un intervalo de 3 días. Durante 12 días, su condición mejoró significativamente: la cantidad de leucocitos volvió a la normalidad, como la mayoría de los parámetros fisiológicos. En una tomografía computarizada, los médicos también notaron la desaparición de focos de inflamación en los pulmones, y la paciente fue dada de alta de la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Repara el tejido lesionado

El segundo grupo, dirigido por Robert Chunhua Zhao de la Universidad de Shanghai, realizó una prueba más detallada. Su muestra incluyó a 7 pacientes que no recibieron ayuda de la terapia antiviral estándar. Uno de ellos estaba en estado crítico en el momento en que comenzó el estudio, cuatro más estaban en estado grave y en dos la infección se desarrollaba de manera común. Todos ellos recibieron una inyección de células madre mesenquimales de un biobanco universitario y durante dos semanas los investigadores analizarón su evolución clínica. 

Tomografía de los pulmones de uno de los pacientes, estudio 2. 23 de enero (antes de la neumonía), 30 de enero (se desarrolla neumonía), 2 de febrero (ya se hizo una inyección, pero la neumonía está empeorando), 9 de febrero (la condición ya no se considera grave), 15 de febrero (recuperación). 
Liang y col. / ChinaXiv, 2020

Antes del trasplante, todos los pacientes tenían fiebre y dificultad para respirar. La función pulmonar y los síntomas de todos los pacientes con neumonía por Covid-19 mejoraron significativamente entre dos a cuatro días después de la inyección de células madre mesenquimales. Entre ellos, dos pacientes comunes y uno grave fueron recuperados y dados de alta en 10 días después del tratamiento. Después del tratamiento, se aumentaron los linfocitos periféricos y las células inmunes secretoras de citocinas hiperactivadas (CD4 T, CD8 T, células NK) desaparecieron en entre 3 a 6 días.

Mientras tanto, el nivel de factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α, citoquina con acción pro-inflamatoria) disminuyó significativamente y la Interleucina-10 (IL-10, citoquina antiinflamatoria capaz de inhibir la síntesis de citocinas proinflamatorias por los linfocitos T y los macrófagos) aumentó en el grupo de tratamiento con células madre mesenquimales en comparación con el grupo de control que tenía placebo.

En conclusión, los síntomas de los pacientes tratados desaparecieron y los médicos no encontraron signos de rechazo, hipersensibilidad u otros efectos secundarios. Tres pacientes fueron dados de alta del hospital (sin detectar rastros de ARN viral), e incluso el que estaba en estado crítico con síntomas graves y luego mostró mejoría clínica. 

Como control, los investigadores administraron un placebo a otros tres pacientes críticos. Al final de la observación, uno de ellos murió, otro sufrió insuficiencia respiratoria y el tercero se mantuvo estable.

Conclusiones

Los investigadores explican el éxito de la terapia celular por su efecto antiinflamatorio. Se ha demostrado que las células madre mesenquimales poseen una función inmunomoduladora potente y completa. En los estudios notaron, por ejemplo, que la concentración de la proteína antiinflamatoria IL-10 en pacientes aumentó cuatro veces, después de la inyección de células madre mesenquimales, y la proteína pro inflamatoria TNF-α, disminuyó dos veces, con respecto a los pacientes que no recibieron el tratamiento con estas células.

Además, los científicos secuenciaron el ARN de las células mesenquimales y descubrieron que expresan varias proteínas asociadas no solo a la supresión de la inflamación, sino también a la estimulación de la división celular. Los investigadores creen que las células mesenquimales pueden contribuir a la curación de las áreas dañadas. También, el conjunto de genes que funcionaban en ellos resultó ser algo similar al conjunto de genes en los alveolocitos. Esto podría servir como argumento a favor del hecho de que las propias células madre se diferencian en alveolocitos y participan en la regeneración. 

Por lo tanto, estos hallazgos muestran que las células madre mesenquimales pueden ayudar a hacer frente a una infección que no responde a terapias estándar. A pesar de que no hay evidencia directa de su participación en la regeneración del tejido pulmonar, cambian la proporción de sustancias pro y antiinflamatorias en la sangre, lo que reduce el riesgo de una tormenta de citoquinas.

Qué falta

Los artículos publicados requieren de mayor revisión por parte de pares internacionales ya que China trabaja contrarreloj para mitigar el impacto causado por este nuevo virus. Por lo mismo, el utilizar una muestra limitada y de un hospital específico puede acarrear sesgos, debidos a falta de representatividad de la población. La muestra de los estudios solo podrá representar a la población de esos hospitales, por lo que requiere a futuro implementar o realizar estudios clínicos aleatorios para corroborar estos primeros hallazgos. Aun así, es importante resaltar el considerar nuevas terapias celulares como una opción para ser utilizadas o combinadas con otros agentes inmunomoduladores para tratar a los pacientes críticos con Covid-19. 

En lo que refiere a la realidad latinoamericana, es poco probable implementar estas terapias, ya que requieren tener centros especializados y estar internacionalmente reguladas o estandarizadas para nuestros países.  

Por ahora, otros estudios han hallado que el fosfato de cloroquina, un medicamento antiguo para el tratamiento de la malaria, tiene aparente eficacia y una seguridad aceptable contra la neumonía asociada con Covid-19. Mientras tanto, continúan las pruebas de vacunas de prototipo de ARNm para combatir el citado coronavirus. 

Tania Valbuena
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.

FOTO: Evolución radiológica de pacientes con neumonía por Covid-19
Liang y col. / ChinaXiv, 2020

POR: Tania Valbuena

Fuente: nmas1.org

Desde Popayán Colombia Sur America 

Pagina100.com Prensa para leer y pensar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: