Lo que debe saber sobre las constelaciones familiares – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

Lo que debe saber sobre las constelaciones familiares

Las constelaciones familiares son una terapia creada por el alemán Bert Hellinger. En Colombia ha cobrado fuerza, pero genera una gran controversia.

Este texto titulado Lo que debe saber sobre las constelaciones familiares, fue publicado originalmente el 28 de octubre de 2015

En un evento realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas en Nueva York sobre estrategias de recuperación emocional, Paula Gaviria escuchó hablar sobre constelaciones familiares. Es abogada, nieta del expresidente Belisario Betancur y actualmente dirige la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Víctimas, una institución del gobierno colombiano.

Coincidencialmente, por esos días, una de las directivas de la Unidad le contó que había realizado esta terapia y le explicó que también podía desarrollarse con las instituciones como tal.

“La Unidad se crea para atender y reparar el sufrimiento. Y para ayudar de una mejor manera, nosotros debemos estar bien, pues tenemos un compromiso con las víctimas”, explica Gaviria.

Recuperación emocional

Fue así como comenzó a investigar el tema y asegura que es una herramienta muy útil y poderosa. “Se ha empleado en Israel, con víctimas del Holocausto; en Argentina, con víctimas de la dictadura. Es una estrategia de aproximación al cuidado de quienes cuidan a otros. Además, uno no se tiene que someter a procesos muy largos y es efectiva en un tiempo corto”, explica.

Paula Gaviria, Constelaciones Familiares

Paula Gaviria.


Gaviria consiguió la financiación de la Agencia de Cooperación de Estados Unidos para realizar las constelaciones organizacionales, tanto a los miembros directivos de la unidad nacional como a los territoriales, por un valor de 50 millones de pesos.

“Hicimos varias constelaciones a lo largo de un fin de semana, en las que planteamos preguntas como cuál es el alcance de la Unidad para las víctimas en ese proceso de recuperación emocional o cómo la Unidad contribuye a que otras entidades se articulen y puedan dar mejores respuestas a las necesidades de las víctimas (…) En definitiva, el ejercicio me pareció muy útil y efectivo y, sin duda, el equipo salió fortalecido”, afirma Gaviria, quien además considera que una intervención de este tipo, en un proceso colectivo de una comunidad colombiana que haya sufrido la violencia durante muchos años, podría ser de gran ayuda.

¿Qué son las constelaciones familiares?

Pero ¿en qué consiste esta técnica, bautizada con un nombre que evoca a pensar en las estrellas y en el universo? Bert Hellinger, su creador, es un alemán de 90 años, filósofo y teólogo, que fue misionero católico durante 16 años en Sudáfrica.

Luego decidió retirarse del sacerdocio y se dedicó a investigar el psicoanálisis, la teoría sistémica, el análisis transaccional y la teoría de la Gestalt, entre otras teorías. A partir de ese conocimiento y de su experiencia con terapias familiares desarrolló el método de constelaciones, basado en tres leyes que, según él, están presentes en las relaciones humanas: la pertenencia –nadie tiene derecho a ser excluido–; hay una jerarquía, según el orden de aparición, y debe haber un equilibrio entre el dar y el recibir. Si se altera alguna de estas leyes, esto repercutirá en el sistema familiar, generando problemas emocionales o de salud, de generación en generación.

¿Cómo se hacen?

La terapia suele realizarse en grupo (aunque también se hace individualmente). La persona que quiere constelar determinada situación, por ejemplo los problemas con su pareja, elige dentro del grupo a las personas que interpretarán un rol determinado (su padre, su madre, su esposo). Ellos no saben quiénes serán en la representación, pero cuando pasan al frente, empiezan a actuar de una determinada manera, y ahí se desvela el conflicto central.

“Una constelación es atemporal, ilógica, está lejos de lo racional y lo que se devela allí es el subconsciente”, explica Marianela Vallejo, psicoanalista durante más de veinte años, que se formó con Hellinger y es una de las pioneras de esta técnica en el país. Una vez identificado el problema, se hace un proceso de sanación con los ancestros y se espera que la situación que no permitía que la persona avanzara en su vida quede solucionada. Según Vallejo, no se recomienda practicarla en casos psiquiátricos agudos, en medio de un duelo o en un estado avanzado de embarazo.

Los testimonios

Natalia García*, una joven y exitosa abogada, asistió hace dos años a una constelación, motivada por un libro que cayó en sus manos sobre este tema. Sin embargo, confiesa que en ese momento pensó que había perdido su plata, porque no le sacó ningún provecho. Hace dos meses volvió junto a su psicoanalista y la experiencia fue muy diferente. En términos concretos descubrió que, supuestamente, un hombre había sido asesinado, cuatro generaciones atrás, por un miembro de su familia, lo que generó que su linaje femenino cargara con un profundo dolor y tuviera problemas en las relaciones con los hombres.

“Considero que es un camino por resolver, la constelación no lo soluciona, pero sirve para mostrar cuál es el problema” y afirma que lo recomienda como una terapia complementaria para las personas que estén en un proceso de psicoanálisis, que busquen respuestas y que tengan una mente abierta.

«Todo sigue exactamente igual»

Carlos Torres*, economista de 38 años, que asistió hace un par de meses, asegura que fue una experiencia interesante y motivadora.

Vea tambien: Quiz de Betty la fea: ¿Se considera un verdadero fan?

“Soy un escéptico total, pero me impresionó mucho lo que viví allí. Sin embargo, si soy honesto, nada cambió en mi vida después de eso, todo sigue exactamente igual”, explica. Carolina Gómez*, publicista, dice que no sintió ninguna conexión ni ningún tipo de energía, como de la que todos hablaban.

“Repetía lo que me decía que tenía que decir Vallejo, pero realmente no lo sentía y me daba pena detenerme”, reconoce.

Por el contrario, Cristina Suárez*, una empresaria de Santander, asegura que su vida cambió por completo.

Llegó a la terapia al ver los resultados positivos de su hermana, que había recibido asistencia psicológica desde hace mucho tiempo. Suárez viajó a Bogotá para constelar la relación de su hijo de 21 años, quien sufría depresión desde los nueve años y tenía antecedentes familiares de suicidio.

“Fue muy impactante, creo que es un aporte muy grande sanar las herencias de nuestros antepasados, pues todos tenemos problemas secretos”, dice.

Meses más tarde, su hijo que estudia en el exterior, resolvió asistir a las constelaciones y según ella ha mejorado mucho.

Cristina, además, decidió constelar tres veces más, dos sobre los negocios que dirige, una empresa exportadora de café y una avícola. “Las cosas van avanzando”, dice optimista.

Críticas y riesgos

Sin embargo, las críticas que ha recibido a nivel mundial esta terapia han sido múltiples.

Básicamente, se pueden resumir en cinco puntos:

-Es una terapia que expone la intimidad de la persona ante los demás

-Autoritaria e inductiva

-Cae en un determinismo de un destino ineludible

-No hay pruebas científicas que avalen su efectividad

-Hay un elemento místico, sagrado, o que otros llaman mágico, que no tiene ninguna explicación.

Frente a estas críticas, Vallejo, que ha constelado aproximadamente a 4.000 personas y ha formado a 500 personas en esta área, asegura que en el inicio de las constelaciones, en la década de 1990, sí se exponía la intimidad de la persona y se realizaba una entrevista exhaustiva frente al resto del grupo, que la dejaba en total vulnerabilidad, “pero ya no sucede esto y ahora nadie se entera de lo que pasa”.

Dice que no es autoritaria e inductiva, “porque las leyes del orden no son impuestas por el hombre, están antes, como las de la gravedad, y nos atraviesan”; acepta que es determinista, “en el sentido de que somos portadores de la historia silenciada de nuestros ancestros, pero a partir de ahí podemos trabajarla y liberarnos de ese destino atenazante”. Y asegura que “se trabaja desde una conciencia superior, que regula al cosmos. Es como si tocaras la esencia del ser, por eso ordena, reconcilia y redescubre el amor”.

Vea tambien: ¿Sabía que los líderes de la Primera Guerra Mundial eran primos?

En países como Alemania se han reportado casos en que las personas quedan con episodios psicóticos o en estados depresivos luego de esta terapia. “Es verdad, pero esto depende de la idoneidad del constelador”, afirma Vallejo.

«Podrían llevarlo a una situación crítica»

La psicoanalista Inés Bayona considera que esta terapia aunque recoge muchos conceptos del psicoanálisis, también tiene grandes diferencias, sobre todo en la técnica.

“Es colectiva y hacen un proceso directivo, mientras que en el psicoanálisis vamos a la velocidad y a las necesidades de cada paciente, sin imponer ni proponer”, explica.

“Creo que el exponer a una persona para vivir cosas a las que emocionalmente no está preparada, puede llevarla a una situación crítica (…)

Es como si salieras de una sala de urgencias con una herida totalmente abierta y, después, ¿quién te ayuda?

En una experiencia tan fuerte, masiva e inmediata, yo me pregunto si la persona no sale más vulnerable, sin la suficiente contención, y puede entrar en un estado psicótico, de depresión o de angustia profunda”.

No hay soluciones mágicas

El presidente de la Asociación Latinoamericana de Psiquiatría, Rodrigo Córdoba, afirma que los fenómenos mentales son inherentes a la salud y deben gozar de todo el rigor científico. “Me preocupa mucho que estas terapias no entran en el debate académico y no tienen ningún tipo de rigurosidad científica. Además, deberían ser realizadas por una persona que tenga los títulos necesarios para que sea capaz de evaluar los beneficios y los riesgos que implica intervenir las emociones”.

Rodrigo Cordoba


Rodrigo Córdoba.


Por otro lado afirma que no hay soluciones mágicas para ciertas circunstancias de la vida.

“A veces, de una manera entusiasta y a mi juicio poco seria, se ofrecen soluciones fantásticas, pero eso no existe ni en la medicina tradicional.

Quizás, en algunas personas que son más propensas a la sugestión, puede tener alguna utilidad”, dice y concluye:

“Lastimosamente, este tipo de terapias no tienen ningún control en el país y el Estado no le ha prestado la atención que debería a esta situación tan riesgosa. Por esta razón hago un llamado a gritos de una pronta regulación”.

Lo cierto es que estas terapias no se pueden tomar a la ligera, la mente es lo que está en juego y el remedio puede resultar peor que la enfermedad. Y, si decide hacerlo siempre busque a un profesional.

Fuente: www.revistadiners.com.co

Por:   revistadiners

Foto:   Marcello Castellani

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: