JAIME FRANCO POSADA: LA FUERZA DE UN GRAN LÍDER – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

JAIME FRANCO POSADA: LA FUERZA DE UN GRAN LÍDER

POR: GRACE PATRICIA GALLEGO SUAREZ

CORREO: gracegallego75@gmail.com

CRÓNICA

Dos jóvenes emigrantes antioqueños con la maleta llena de sueños llegan a la última parada del tren, en un lugar perdido en las montañas de la vertiente occidental de la cordillera central, llamado Piendamó. 

Gerardo y Ofelia, establecen su hogar en el naciente poblado, y cual pioneros ayudan en su construcción, años de esfuerzo y duro trabajo, en la compra de café, en el transporte,  en la farmacia, convierten a don Gerardo Franco Restrepo,  en un hombre con prestigio regional, que lo llevan a ser dos veces acalde de su municipalidad, padre de ocho hijos con su esposa, doña Ofelia Posada Alzate.

La vida quizá…o el destino tal vez, quiso que doña Ofelia falleciera a los ocho meses del nacimiento del último de sus hijos, Jaime Franco Posada, fatalidad para la familia, que siguió la vía de la vida sin el soporte principal.

Este acontecimiento marcó la existencia de un hombre que se siente orgulloso de su pueblo y de sus gentes, el alma se le agiganta cuando habla de su natal Piendamó, de haber estudiado en la escuela de su pueblo,  Juan  XXIII y  en la Normal de Varones. Como todo soñador debe continuar estudios en una capital, emigra a la ciudad universitaria – Popayán-,  a completar sus estudios. Llegó al Liceo Nacional, donde su alma solitaria aprendió también a ser rebelde.

 Su padre quería que fuese médico, pero don Gerardo fallece cuando Jaime, estaba a penas terminando el bachillerato. Él, pasó a antropología, y fue antropólogo por decisión personal,  la orfandad de sus padres,  lo suplieron sus tías, y la nana que lo amo como a una madre.   

El joven universitario siguió los pasos de su padre, en el comercio, en la compra y venta de café que junto con el viejo Willis, le permitió  recorrer los pueblos y veredas, comerciando café, actividad que lo acercó y  relacionó con los campesinos  de quienes conoció su   real situación.

En esos milagros extraordinarios de la vida, se presenta a un concurso al SENA, y clasifica. Es nombrado como Instructor  para el Desarrollo Social, Organizacional y Desarrollo Comunitario, se me “apareció la Virgen“, dice. Me comenzaron a pagar por hacer lo mismo que hacia gratis, instruyendo a jóvenes para que se prepararan como líderes sociales, amó como el que más el trabajo que realizaba, lo hizo con verdadera pasión, recorrió los 42 municipios del Cauca, interactuó  con todas las comunidades, se sintió feliz en medio de campesinos, indígenas y negritudes, coadyuvando en sus procesos organizativos.

-Una profunda vocación de maestro e instructor, lo colocaron en el lugar exacto-. 

Su gran satisfacción es el deber cumplido, expresa en una mezcla de gusto y de nostalgia, su vida laboral es su gran orgullo, nunca un llamado de atención, nada que empañara la transparencia de su historia laboral, se regocijó en las cosas sencillas y austeras, – disfrutó de la vida-, al contribuir en la formación de muchos de los líderes que hoy dirigen el Departamento del Cauca, 35 años de intenso trabajo.

Jaime Franco, es un enamorado de la vida, es alegre, buen amigo, buen conversador mamagallista, apasionado hincha del Cali, comprometido con todo lo que hace, la vía del tren que le marcó el derrotero a él y a su familia, lo llevaron por los caminos, de la cultura, al teatro, la música, y, por ese camino amado del periodismo y la comunicación.

El periodismo, ejercido con compromiso social, de denunciar y cuestionar los problemas que aquejan la región centro del Departamento del Cauca, de mostrar lo positivo de sus gentes, de llegar a sitios donde otros no se atreven, es un apóstol, pues el programa de televisión “Comuniquemonos con Jaime Franco”, no cuenta con el patrocinio de nadie, él asume los costos de edición y producción, y semanalmente hace una entrega con temas novedosos y actuales a sus múltiples  suscriptores.  

Es un filántropo nato, no sabe cobrar, todos sus trabajos de presentación, los hace por el placer de servir, quiere que sus gentes lo recuerden por su compromiso con ese pedacito de tierra que lo vio nacer.

El amor de su familia, sus hermanos, sobrinos y demás parentela,  le ha dado la fuerza que necesita para soportar dos infartos, trasplante total de cadera y poder lidiar con una diabetes que le fatiga. Tres hijos que le dio la vida son sus grandes amores, y la querida Clarita, esposa y compañera de sus días.

Este es un trozo de la vida de un comunicador que seguirá cual apóstol recogiendo historias y noticias buenas que contar, un comunicador veraz y comprometido a quien sus gentes reconocen como un hombre bueno, no se vende, no lo compran- Gracias Jaime-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: