ESTE MEME ME SUPERA – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

ESTE MEME ME SUPERA

Por: Marlon Myke Chamorro Malte.

Al empezar el día te despierta una alarma de celular, y lo siguiente es, aplazar la alarma o simplemente abrir una red social, -las RRSS se han convertido en un cataclismo de escotes con senos abominables, de abdómenes marcados, fotos más estúpidas que risibles, quejas políticas; que a consideración propia es como dispararle a un cadáver, y gente buscando que con comentarios inútiles: su vida deje de carecer de sentido-, que de alguna manera u otra, te llevan a enterarte de la actualidad, si es que así se puede definir el meme. Un meme para contar un suceso fatídico, un suceso vergonzoso, un suceso alegre, un suceso indeseable. La risa es inevitable, y continúas desplazándose hacia abajo, entre aforismos mediocres y deprimentes, imágenes con comentarios en los que las personas hablan mal de sí mismos en busca de que los compadezcan, personas mitigadas por su soledad en busca de atención sin prejuicios, comidas abundantes con bajos soportes nutricionales, una gran variedad de borrachos, de músicas aburridas, y venta de artículos innecesarios; una idónea plaza de mercado.

Marlon Myke Chamorro Malte.

¿Un meme puede salvar la vida de alguien? ¿Se puede definir una persona por medio de sus reacciones? ¿Cuántos «me gusta» vale una vida? ¿Cuántos «me encanta» vale la dignidad? Hay quien busca evadir la nostalgia por medio de la atención que le da un comentario vulgar que llena de risa y zozobra. Mofarse de la desgracia, ¿pero a qué precio? ¿Habrá quizá un límite para la nostalgia? Quien descansa de una red social por unos días, regresa con un desentendimiento total del carisma y la crueldad sobre la misma. Algunos encuentran una cumbre de positivismos imbéciles, y otros, una de pesimismo tan frágil, que se inhibe con una imagen y dos frases de aplicables a cualquier circunstancia social e individual. El meme al parecer se ha convertido en un sustento vital, que al pasar del tiempo se convierte en jactancioso, sin embargo esa necesidad de «alegrarse» el día, perdiendo momentos más allá del celular, está dejando perplejo al hombre.

Lejos de cualquier normativa impuesta que intente impedir el desprecio a culturas, a etnias, religiones, etcétera…, el humano siempre encontrara un motivo para reprocharse cualidades entre sí. La carencia de una cosa, o el exceso de otra. El meme es una indirecta, es la salida perfecta, para que todas esas palabras que no se pueden decir, sean expuestas con una pizca de carisma, otra de picardía, un juego de palabras irregular, una imagen que sea tendencia, y ¡pum!, irresistible de ver.

Los individuos niegan, casi siempre, su relación directa con las cosas que comparten, sean encantadoras, risibles, sorprendentes, deprimentes, crueles, o generen cualquier motivación para expresar algo, quizá por temor a mostrar una parte de ellos que los acongoja o que creen que a los demás aburre, hasta incluso que pueda asustarles… Por lo tanto esta generación es una generación que se evade, y se esconde tras una risa, que para ellos es imperturbable. Sin embargo, hay memes que los superan, y se sienten ofendidos solo cuando tocan los límites de su moralidad, y no entienden que ellos mismos ya han traspasado los límites de otros. ¡Y qué importa!, si siempre hay un meme para burlarse del anterior.

Fuente/ Source: PAGINA 100

Por/ By: Marlon Myke Chamorro Malte.

Foto/ Photo: Marlon Myke Chamorro Malte.

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: