El arcángel San Miguel, patrono de Puracé – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

El arcángel San Miguel, patrono de Puracé

Una tradición religiosa de trescientos años 

En uno de los municipios del oriente del Cauca cada año se le rinde honores al santo de la devoción de miles de familias, que incluso viajan de otras ciudades para conmemoran esta fecha especial y sagrada para los puraceños.

En el año 1982 en la Mina de Azufre del municipio de Puracé se presentó uno de los grandes incendios que azotó a esta región durante meses, expertos internacionales en esta clase de emergencias con ayuda de la comunidad intentaban controlar las llamas, pero toda acción era imposible. Lo único capaz de combatir el fuego fue la fe y la creencia de los puraceños en su patrono San Miguel Arcángel, así lo relatan sus habitantes.

Acontecimiento
La temperatura y los gases tóxicos eran el mayor impedimento para combatir las llamas, durante más de 90 días se suspendieron las actividades, la comunidad pretendía salvar la mayor economía de este municipio. Esta factoría era la única en Colombia que abastecía a las industrias químicas nacionales y de países como Ecuador, el incendio se había propagado por los cultivos y afectaba a los semovientes de la zona. 


“Había mucha preocupación por las afectaciones del incendio, se le propuso al sacerdote de aquella época hacer una rogativa a San Miguel Arcángel y llevarlo hasta la mina para que apagará el fuego, el padre accedió a pesar de que era difícil el ingreso, porque había que llegar con caretas,  la gente se fue en procesión con la imagen, hicieron el recorrido por la zona del incendio y es allí donde uno puede dar testimonio de que los milagros existen, porque recuerdo que al otro día el gas que salía comenzó a disminuir, los bomberos y demás personas pudieron ingresar a los túneles y no encontraron fuego, decían que el gas era menos tóxico, pasaron dos o tres días más y  todo volvió a la normalidad, todos decimos que fue la obra de Dios a través de San Miguel”, relató Ariel Caldón, habitante de Puracé.  

Celebración
Cada 29 de septiembre en el municipio de Puracé ubicado al oriente caucano se celebra la fiesta de San Miguel Arcángel, a quien sus habitantes le rinden honores desde 1718, año en el que fue constituida la parroquia, según el primer documento que reposa en la Arquidiócesis de Popayán. 


“Hace más o menos 300 años que llegaron los primeros evangelizadores, fueron unos sacerdotes franciscanos, uno de ellos era devoto de la imagen de San Miguel, por lo que le enseñaba a los pobladores la  devoción de él por medio de la evangelización, después de un tiempo comenzaron a suceder cosas que llamaron la atención”, menciona el feligrés.

Devoción
“La iglesia siempre ha estado en el mismo lugar pero en diferente posición, entre todos los árboles que habían frente a la templo, se destacaba un arrayán robusto y grande, el misionero decía que en ese árbol el miraba un perfil de la imagen, la gente no la conocía así que el único que la veía era él, comentan que en ese tiempo cuando el sacerdote estaba celebrando la eucaristía el viento, el aguacero y la misma naturaleza, no lo dejaban entonces él se quitó el cíngulo de la cintura y lo amarró al árbol y después de hacer unas oraciones todo se calmó, se aplacó y esa fue una de las primeras evidencias de fe”, expresó.

La historia de elaboración de la imagen

La imagen que se conoce de San Miguel Arcángel hoy en día en Puracé, fue sacado de un árbol de arrayán que tenia la forma del ángel, el cual fue llevado hasta Ibarra, Ecuador, en este lugar un escultor la elaboró, desde esa época es considerado el patrono de Puracé, al que se le celebra la novena y la fiesta cada año.  


En su relato Ariel Caldón, menciona que el santo se lo querían llevar habitantes de los corregimientos vecinos de Coconuco y Quintana, “lo que más llama la atención es que cuando se lo iban a llevar dizque lo sacaban hasta un sitio y la imagen la sentían demasiado pesada, pero iban los  de puraceños y se la traían fácilmente, era como que la imagen no quisiera salir de nuestro pueblo, siempre pasaba lo mismo con los que se la querían llevar hasta que definitivamente se quedó en la iglesia de Puracé”.

Creencias
En esta zona la  fe a este santo es inmensa, cada que está lloviendo mucho, la gente le hace una rogativa a San Miguel y lo pasear por las calles, y de seguro que pasa la lluvia. Es tan así que los feligrés celebrar su fiesta el propio día sin falta alguna, “puede ser un día de semana, hay que celebrarlo, porque si no la imagen a través de algunas situaciones se manifiesta, hace algunos años se vivía en este sector la recuperación de las tierras en la vereda Cuare, una de las más distantes de la zona urbana y por irse a la tal recuperación no asistieron a la eucaristía sino que se fueron de trabajo,  una lluvia que sólo cayó en ese sector acabó con todo a su paso, había nevado y destruido cultivos, casas, los animales se murieron y fue porque en ese lugar  la gente no participó y lo tomamos como un castigo, por eso hay que respetar ese día”, narró el habitante de la zona.  

Dato curioso…

El rostro del santo es otro misterio que muchos no creen hasta que lo vivencian. 
Los habitantes aseguran que las mejillas de San Miguel cambian de color, si estan rosadas es porque está feliz, pero en cambio sí está pálido es porque está enojado. 
Caldón, menciona que es normal que la madera por efectos del clima cambie de color pero es curioso que al santo sólo le cambie el color sus mejillas y que no tiene nada que ver con el calor o el frío.

Otras manifestaciones

El 31 de diciembre del 2001 la guerrilla de las Farc arremetió contra esta población en plena celebración de fin de año, dejando como resultado varias personas muertas, heridos y gran devastación y miedo entre los pobladores. 


Durante varios meses se rumoraba que iban a presentarse nuevos enfrentamientos, por lo que el sacerdote de la épóca Luis Carlos Gómez decidió junto a un grupo de oración hacer una protección al pueblo para impedir que volvieran a ocurrir esas acciones que generaban temor.


 “La actividad duró un día enteró y se desarrolló en partes estratégicas del pueblo, con una pala y agua bendita se hacían huecos y sembraba una medalla de San Miguel y una estampa plastificada”, expresó el residente.


De igual forma, se conoce en el sector que al cabo del tiempo capturaron uno de los guerrilleros que había estado presente en la toma del 2001,  quien en una de sus confesiones afirmó las intenciones de retomarse el pueblo, “porque en este lugar se había perdido mucha gente, pero que por algo inexplicable no pudieron, un día al  parecer venian cerca al pueblo con el objetivo de acabar con Puracé,  pero que uno de ellos decía que miraba algo que sobrevolaba, pero que no sabían que era y que de repente el pueblo se les fue desapareciendo, una nube lo tapó y se les perdió el camino, eso se lo atribuimos a otra protección del pueblo, eso lo toca uno y se evidencia que los milagros si existen”, afirmó Ariel Caldón.


Anualmente la imagen de San Miguel hace un recorrido por las 12 veredas que integran este municipio, quienes con diferenres actividades agradecen por los favores recibidos.

Mito…

En este pueblo durante varios meses  rondó la historia de que en una calle denominada El Cacho, vieron a San Miguel peleando con el diablo.
“Un policía había dicho  que él y otro compañero prestando guardia a media noche habían escuchado como una pelea por la calle del Cacho y que no eran sonidos normales, uno de ellos se animó a ir a ver y cuando salió a la esquina un viento fuerte pasó, no miro nada y todo quedó en silencio y en ese tiempo se estaba iniciando  la novena del  santo”.

Jesús Albeiro Rodríguez, párroco, Jaime Fernández, Santiago Taimal, Gladys Escobar, habitantes del municipio de Puracé.

Fuente: diariodelcauca.com.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: