DELIRIO – Periódico Página100

DELIRIO

Por: J-Arboleda Patiño

Si alguna vez me sorprende la policía manejando y tomando sé que voy a estar en problemas: multa, suspensión de la licencia, todos los problemas del mundo me van a caer encima. Pero si en esa misma circunstancia yo fuera Maluma o un galán de TV estoy seguro que mi suerte o condena sería más favorable por ser bonito.

No me molesta que esa sea la realidad, es más felicito a esos que se ganaron la lotería genética. Yo soy calvo, asimétrico, gordo y sin culo  reconozco muy bien mi puesto en el ranking.

Sin embargo, hay gente que no soporta que traten mejor a los bonitos. Entiendo la molestia cuando discriminan por raza, por etnia, por nacionalidad pero no las quejas porque son bonitos, cuando aparecen en las portadas de revistas es porque son así, espectaculares.

A los hombres no les importa tanto pero intentan parecerse al pelmazo de Maluma, en cambio las feministas si critican muy duro la falsedad, el photoshop y los trucos de belleza en las modelos.

Ellas alegan que es imposible vivir o parecerse a esos estándares de belleza. ¡Correcto! por eso ellos son los escogidos y no nosotros.

¨En lo bello el hombre se pone a sí mismo como medida de la perfección y se adora en ello, se mira en el espejo de las cosas y considera bello todo aquello que le devuelve su imagen.¨ F. Nietzsche

La experiencia de lo bello provoca lo que Kant definía como placer sin interés, si bien nosotros quisiéramos poseer o participar de todo aquello que nos parece agradable, la expresión de agrado ante la visión  de una flor o un atardecer proporciona un placer del que está excluido cualquier tipo de deseo o consumo.

Sartre escribió: ¨No tengo otro poder que el de las verdades que digo¨. Y esa fue una de las razones para rechazar el premio Nobel en 1964.

Antonio Caballero escribe sobre ese premio Nobel:

¨Su poder venía de dos cosas: la fuerza de su estilo literario y el peso de su ejemplo moral¨.

¨Escribe Sartre en su biografía su ambición por convertirse en un héroe romántico, caballeresco, salvador de muchedumbres¨.

¨Pero su físico tipo sancho panza, bizco, cabezón, casi enano no le ayudo en su empeño. Pero acabó siendo exactamente eso exitoso con las mujeres y dijo: Ser guapo o feo no tiene ninguna importancia cuando uno tiene buena labia¨

La influencia de Sartre fue gigantesca en la vida cotidiana: ¨El hombre es lo que hace¨.

Hoy nuestra conciencia es rehén de Maluma, Ivanka Trump y sus vestidos, premios al ego y no al servicio. Además, las redes discuten las lágrimas majaderas, ridículas, y cursis de Maluma.

Otro cliché: Primero tenemos que ser felices con nosotros mismos y con lo que somos antes de poder disfrutar la vida.

Pero, en nuestro delirio escogemos mirar y seguir la vida de otros. Si pudiéramos eliminar esa información y no estuviera disponible, lo comparo con eliminar el intermediario en el comercio (éxito, Carulla, D1, etc.) Es decir, tendríamos que buscar en completo aislamiento nuestro sustento, nuestra vida, nuestra felicidad, nuestro significado. 

Como no es posible cortar el intermediario de esta seudo-realidad, hay que reclamar el deber a ridiculizar, insultar y burlar a estos mercachifles del cliché y prepárese para ser señalado como resentido o sicópata social, lo que para mí sería un gran cumplido.

ESCOLIO:Mientras más libre se crea el hombre, más fácil es adoctrinarlo. –Nicolás Gómez Dávila-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola Gracias estar conectado con Página 100
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: