CON JULIO CÉSAR ESPINOSA, ESCRITOR – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

CON JULIO CÉSAR ESPINOSA, ESCRITOR

Opinión/ RODRIGO VALENCIA QUIJANO

A menudo me dicen que no entienden mi poema Huidobra. Habría que leer la poesía del gran bardo chileno Vicente Huidobro, a quien trato de hacer un homenaje con mi obra, para entender que allí no hay nada qué entender. También habría que leer a Alejandra Pizarnik, incluso algunos poemas de García Lorca, de Apollinaire y Fernando Pessoa.
El antiguo Logos de los griegos aún ondea en la nada con su misterio, y ninguna racionalidad entenderá la vida, la muerte, el átomo, el sol, la sangre o las estrellas.
Vivimos rodeados de misterios, enigmas que retan cualquier inteligencia, y el Absurdo se enseñorea como amo absoluto en todos los ámbitos de la mal llamada realidad. Y ya van 100 años del dadaismo y del surrealismo, estéticas iconoclastas y contestatarias que valoran lo irracional tanto como lo onírico y absurdo para subvertir el orden racionalista de la realidad y la cultura, y todavía pretendemos entender esa estética libertaria que no es para entender.

El escritor payanés Julio César Espinosa me plantea el tema.

JCE: Sí, esta parte de Huidobra es casi críptica, Rodrigo. El lector fluctúa entre una variedad insalvable de polisemánticas oraciones. Cuál es el juego? Buscar el sema más acertado? Atribuirles significado arbitrario a los sintagmas? Jugar con el texto hasta que “se canse” la mente? Se puede paladear el esteticismo de la composición, masticarlo y darle vueltas y vueltas, pero cual es el resultado final? Le importa al autor el hecho de que su lector atrape el hondo sentido en este poema en prosa? O bastará con juguetear un poco con el él y luego desecharlo?

RVQ: Creo que todo es posible dentro de la atmósfera absurda y surrealista de este poema. Puede “bastar con juguetear un poco con él y luego desecharlo”. Pero es claro que mi intención es defraudar el sentido común y toda “racionalidad” que se cree dueña y reina de este mundo, donde la sorpresa, lo incomprensible del misterio y el absurdo tienen su trono en todas partes. Por eso, al comienzo del poema anoto: “Canto para dar bienvenida al absurdo”. Y en siguiente página: “Abrid el poema en cualquier parte y leed”. Teniendo en cuenta esto, cualquier lector debe entender cuáles son mis propósitos estéticos en esta obra. Cualquier otra medida al respecto es resbalar sobre falso, así cada quien libremente se empeñe en buscarle razones a lo que no las tiene.
Por eso,

“Mis versos nacerán de la montaña donde habla el incienso.
Nadie podrá decir que están bien o mal escritos desde el orto sin luz.
Estar inconexos es la conexión suprema.
Establecer normas es el rigor de los extraviados del Auro.
El prejuicio es la norma que pudre al viento.
Nadie puede atreverse sin haber mirado, primero, su propio interior doctorado por la desolación.”

(RVQ, del poema HUIDOBRA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: