¿Cómo aumentar la productividad trabajando menos? – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

¿Cómo aumentar la productividad trabajando menos?

Trabajar más no significa ser más productivo. Aquí algunos consejos para producir más sin sacrificar su tiempo.

A Mark Manson le tomó 18 meses escribir su best seller El sutil arte de que todo te importe un carajo. Durante ese período escribió cerca de 150.000 palabras, unas 600 páginas, la mayor parte de eso en los últimos tres meses. No había fecha límite ni usó drogas para mejorar su rendimiento, simplemente entendió cómo se puede ser más productivo teniendo en cuenta algunos hábitos.

“Creo que la productividad es algo profundamente personal. Todos tenemos diferentes cerebros y, por lo tanto, diferentes preferencias, perspectivas y situaciones en las que nos sentimos más eficaces”, escribió en su blog en donde da algunos consejos para evitar sentirse abrumado por el trabajo y encontrar estrategias para volverse más productivo.

La productividad no trabaja como una función lineal

La mayoría de nosotros entendemos el trabajo como una función lineal. Esto quiere decir que la cantidad de trabajo que producimos es directamente proporcional a la cantidad de horas que pasamos haciéndolo.

Pero no es así. Manson explica que el trabajo más reflexivo e intensivo del cerebro no se desarrolla así. El único trabajo que es lineal es el realmente básico, cosas repetitivas, en las que más tiempo es igual a más productos, como una línea industrial de cualquier empresa.

Para Manson este tipo de trabajo tampoco produce la retribución necesaria de acuerdo al tiempo que se le invierte.

Acerca de esto, un artículo de El País, de España, reveló que las compañías españolas estaban limitando los horarios de salida de los empleado y darles más libertad para llegar a su trabajo.

Como resultado, Iberdrola logró que se redujeran las tasas de ausentismo y enfermedad en un 25% y la producción de la compañía subió un 6%.

El trabajo que produce retornos decrecientes (o incluso negativos)

Imagine que sale a correr durante 10 minutos. Sería muy saludable.

Ahora imagine que lo hace durante 20 minutos. También sería saludable, pero no necesariamente sería el doble de saludable que los 10 minutos.

¿Y si lo hace durante una hora? Se esforzaría mucho más pero lo más probable es que la mayoría de los beneficios provengan de esos primeros 10 minutos de ejercicio.

El ejercicio tiene rendimientos decrecientes por la simple razón de que sus músculos se cansan. Y a medida que sus músculos se cansan, su capacidad de ser estimulados para seguir creciendo disminuye hasta que es más o menos inexistente. Lo mismo sucede con el trabajo y la productividad.

La mayoría del trabajo es así. Esto sucede porque al igual que un músculo, el cerebro se cansa.

“Esto me pasó cuando empecé a trabajar en El Arte Sutil. Salía con otros escritores y nos reuníamos para «escribir un maratón» y decir tantas palabras como fuera humanamente posible en una tarde. Era básicamente un gran concurso de meadas en el que nos regodeábamos de nuestro recuento de palabras con bebidas más tarde esa noche”, cuenta Manson.

En un día escribió 8.000 palabras en solo seis horas de trabajo. Pensó que 10 días más así y podría tener un libro entero. Pero había un problema. Todo lo que había escrito era muy malo.

Se dio cuenta de que cuando se trata de trabajo creativo, no solo hay un retorno decreciente, sino que en cierto punto, escribir más le produjo un retorno negativo. Porque la mala escritura no es solo mala, la mala escritura crea más trabajo para uno mismo, porque requiere mucho más tiempo para revisar y editar.

“Creo que la mayoría de los trabajos creativos operan en una curva de rentabilidad negativa. Sé que en el pasado, cuando he hecho trabajos de diseño, he jugueteado tanto con una imagen que ya no puedo decir si se ve bien o no. Luego pasaba la mitad de la noche tratando de que «se viera bien», solo para despertarme en la mañana y darme cuenta de que la idea apestaba en primer lugar y que era mejor empezar de nuevo”, dice Manson.

En cuanto a esto se parece mucho a lo que ha expuesto el gurú de la productividad Robert Pozen. Para el catedrático del MIT, Hay que medir los resultados y no las horas de trabajo, pues esto es lo que realmente importa a la hora de entregar resultados en cualquier empresa o compañía.

Puntos de apalancamiento y desapalancamiento

Siempre hay estrategias y puntos que hacen que el trabajo pueda ser más productivo. Si es un gerente de equipo, puede ser un ritual para mantener la moral alta entre sus trabajadores. Si es programador, puede aprender sobre nuevos tipos de bases de datos.

Así que, cumplir bien con algunos aspectos de su trabajo puede hacer todo lo demás mucho más fácil. Incluso se pueden encontrar los puntos en los que se apoyan para hacerlo más sencillo y los que lo hacen que la productividad sea más baja.

“Mi único trabajo «real» fue en un banco por un total de unas seis semanas. Este banco tenía un procedimiento muy específico para cierto tipo de entrada de datos que involucraba un software tan antiguo como mi madre y una forma totalmente anticuada de introducir los datos. Hizo que todo el proceso fuera sorprendentemente lento”, comenta Manson.

Al darse cuenta de esto propuso un procedimiento para hacer el trabajo más rápido. Su jefe rechazó la propuesta y Manson renunció unas semanas después. Esos son los puntos de desapalancamiento que se deben evitar en esos procesos.

Incluso estos procesos pueden ser cosas pequeñas que le quitan tiempo y lo obligan a parar en sus responsabilidades. Detalles como revisar el correo cada 5 minutos, cuando podría establecer horarios para hacerlo y enfocarse en desarrollar otras tareas, explica Pozen en una entrevista para la BBC.

La pereza estratégica como punto de apoyo

Resolver problemas es como la comida para el cerebro. Necesita una variedad de estimulación y mucha del mismo tipo causará que se enferme y se canse.

Pero lo que es sorprendente es que este tiempo de ocio y la capacidad de distraer al cerebro de la resolución de problemas y el trabajo, hace que sea mucho más productivo al volver al trabajo.

Manson dice que los momentos de descanso y de desconexión son muy importantes en los trabajos creativos, pues le dan un nuevo impulso a las ideas. Tomar distancia de un proyecto puede dar una nueva perspectiva de lo que se está haciendo y ofrecer soluciones al problema que se está resolviendo.

“Cuando empecé mi negocio en 2008, era un auténtico adicto al trabajo. Hacía jornadas de 14-15 horas y raramente me tomaba días libres. Y aunque viajaba constantemente, rara vez tomaba «vacaciones» per se. Era más como, «oye, esa playa parece un lugar realmente hermoso para revisar mi correo electrónico durante las próximas dos horas», cuenta Manson en su blog.

A partir de ahí se dio cuenta de que realmente necesitaba tomarse descansos para volver con nuevas ideas y terminar su libro.

Fuente/ Source: revistadiners.com.co

Por/ By: revista diners

Foto/ Photo: Unsplash/ C.C 0.0

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: