Bares, clubes de estriptis e iglesias: los brotes del virus en Estados Unidos entran a una fase descontrolada – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

Bares, clubes de estriptis e iglesias: los brotes del virus en Estados Unidos entran a una fase descontrolada

Durante meses, los brotes se centraron en asilos de ancianos, prisiones y plantas procesadoras de alimentos. Ahora que los estadounidenses salen más en público están surgiendo nuevos focos de contagio.

PITTSBURGH — Después de meses de encierro en el que los brotes de coronavirus a menudo se concentraban en asilos de ancianos, prisiones y plantas de la industria del procesamiento cárnico, el país está entrando en una nueva fase incierta de la pandemia. Las nuevas concentraciones de COVID-19 se han encontrado en una iglesia pentecostal en Oregon, un club de estriptis en Wisconsin, y en todos los lugares imaginables.

En Baton Rouge, Luisiana, al menos cien personas dieron positivo a la prueba del virus tras visitar bares en el distrito de vida nocturna Tigerland, popular entre los estudiantes de la Universidad Estatal de Luisiana.

En un campamento cristiano de verano cerca de Colorado Springs, al menos 11 empleados se enfermaron justo antes de la apertura de la temporada, por lo que el campamento canceló las estancias nocturnas por primera vez en 63 años.

Y, en Las Vegas, tan solo semanas después de que se reabrieron los casinos, algunos empleados de casinos, restaurantes y hoteles han dado positivo, y los trabajadores asustados les rogaron a los huéspedes que usaran cubrebocas en una conferencia de prensa que se transmitió por video.

Los brotes emergentes —que tienen distintos tamaños, y van desde algunos casos hasta cientos de ellos, han surgido en grandes ciudades y pueblos pequeños— reflejan el curso impredecible del coronavirus. También enfatizan riesgos que, según los expertos, seguramente continuarán a medida que los estados intenten reabrir sus economías y los estadounidenses se atrevan a salir sin que haya una vacuna.

El 22 de junio, los nuevos casos del virus aumentaron en 23 estados conforme el panorama empeoró en gran parte del sur y el oeste del país. Las hospitalizaciones por coronavirus alcanzaron sus niveles más altos de la pandemia hasta el momento en Arizona y Texas, y el fin de semana anterior, Misuri reportó su total de casos más alto en un solo día. Aunque gran parte del noreste y el medio oeste siguieron viendo mejoras, hubo señales de nuevas propagaciones en Ohio, donde el número de casos ha comenzado a aumentar después de semanas de mejoras, y en Pensilvania, donde varios condados han tenido cantidades preocupantes de casos.

“Esto es lo que esperaría la mayoría de la gente cuando suspendes órdenes de confinamiento y aislamiento”, dijo Rebecca Christofferson, experta en enfermedades infecciosas en la Universidad Estatal de Luisiana, quien agregó que la reapertura, junto con la fatiga por el distanciamiento social, estaba generando nuevos tipos de propagación del virus.

“Todas esas cosas en conjunto lo vuelven un problema complejo: comportamiento humano, contacto y virus”, comentó. “Si lo juntas todo, ¡estalla!”.

Al menos cuatro casos del virus estaban vinculados al club de estriptis Cruisin’ Chubbys Gentlemen’s Club en Wisconsin Dells.
Al menos cuatro casos del virus estaban vinculados al club de estriptis Cruisin’ Chubbys Gentlemen’s Club en Wisconsin Dells.Credit…Lauren Justice para The New York Times

Es, de alguna manera, un regreso a los primeros días del virus en Estados Unidos, cuando el coronavirus se estaba gestando en silencio, y ocasiones como funerales, prácticas de coro y fiestas de cumpleaños se convirtieron en eventos que originaron una transmisión generalizada.

Este tipo de reuniones grupales siempre fueron un riesgo, pero se volvieron mucho menos comunes durante un período de meses en los cuales gran parte del país estuvo encerrada. El regreso a la vida pública ha devuelto esas oportunidades, ya que más y más personas salen a comprar, cenar, visitar a familiares y amigos e, incluso, se abrazan de nuevo.

“En realidad esto se trata de contacto”, dijo Christofferson.

El virus está llegando a lugares que hasta ahora habían escapado a lo peor de la pandemia, lo cual refleja la manera en que una enfermedad que inicialmente arrasó con centros urbanos como la ciudad de Nueva York se ha vuelto más generalizada. Los casos conocidos hoy en día han aumentado cerca de lugares como McAllen, Texas; Charleston, Carolina del Sur; y Nogales, Arizona.

En el condado de Union, Oregón, una comunidad rural de 27.000 habitantes a casi cuatro horas de Portland, los funcionarios habían registrado solo ocho casos del virus hasta principios de junio. Para el 20 de junio, el total había aumentado a más de 250. La mayoría se ha relacionado con un brote en una iglesia local, la Iglesia Pentecostal Lighthouse. “Fue un poco sorprendente, porque muchas personas estuvieron confinadas durante mucho tiempo”, dijo Paul Anderes, comisionado del condado de Union.

Los lugares de culto, que estuvieron cerrados según las órdenes de los gobernadores en muchos estados, ahora se están convirtiendo en grandes focos de infección. Se han reportado brotes en iglesias de estados como Alabama, Kansas y Virginia Occidental.

La Iglesia Pentecostal Lighthouse en Union City, Oregon, ha sido vinculada a varios casos de coronavirus del área.
La Iglesia Pentecostal Lighthouse en Union City, Oregon, ha sido vinculada a varios casos de coronavirus del área.Credit…Ronald Bond/The Observer, vía Associated Press

El gobernador republicano de Virginia Occidental, Jim Justice, dijo que seis brotes estaban relacionados con iglesias del estado, incluyendo tres que hasta la semana pasada seguían activas. Dijo que no tenía planes de cerrar las iglesias, y las describió como “el lugar más sagrado”, pero también reconoció que planteaban un peligro importante.

“La realidad es muy sencilla”, explicó. Cuando los feligreses no usan cubrebocas ni intercalan bancas vacías, dijo, “nosotros lo estamos provocando”.

Otros vectores para el virus han surgido rápidamente en las semanas posteriores a que muchos estados reabrieran los negocios. Por lo menos cuatro casos del virus fueron vinculados al club de estriptis Cruisin’ Chubbys Gentlemen’s Club en Wisconsin Dells, y varios casos estaban relacionados con fiestas de fraternidades en Oxford, Mississippi.

En Las Vegas, se informó de un caso de coronavirus entre los trabajadores del The LINQ Hotel + Experience en el Strip. Dos casos más fueron identificados entre los empleados del Flamingo Las Vegas Hotel y Casino.

“Estoy muy, muy asustada”, dijo Diana Thomas, encargada de limpieza de habitaciones en el Flamingo.

Dijo que la mayoría de los huéspedes no habían usado cubrebocas, y que temía llevar el virus a casa, con su hijo de 21 años que sufre de asma.

“Soy madre soltera”, dijo Thomas. “Y que se enferme mi hijo, no, eso es inaceptable”.

Los casos han ido en aumento desde principios de junio, incluso después de la reapertura de casinos el 4 de junio. En el condado de Clark, que incluye a Las Vegas, el promedio diario de casos nuevos se ha duplicado en dos semanas, de 124 a 250 el domingo 21 de junio. Nevada informó su mayor aumento de casos en un solo día la semana anterior, con 452 casos.

El incremento se produce después de que los funcionarios públicos tomaron medidas para reabrir el turismo de manera segura en un estado donde muchos trabajadores dependen de la industria hotelera, y uno de cada cuatro trabajadores informó estar desempleado en mayo. En los casinos recién abiertos, los crupieres y los jugadores están separados por divisiones de plástico transparente, y los dados se rocían con desinfectante después de cada lanzamiento.

“Es fantástico que los turistas estén de vuelta, pero los trabajadores deben estar seguros”, dijo Florence Lee, quien trabaja en el casino MGM Grand. “Por favor, usen cubrebocas y mantengan distanciamiento social con nosotros”.

Clientes se dirigen a un puesto de daiquiris helados en The Strip el lunes 22, con temperaturas de más de 37 grados Celsius en Las Vegas.
Clientes se dirigen a un puesto de daiquiris helados en The Strip el lunes 22, con temperaturas de más de 37 grados Celsius en Las Vegas.Credit…Bridget Bennett para The New York Times

Conforme se abren más partes del país, se ha vuelto complicado pronosticar dónde aparecerán nuevos focos de infección. Los expertos en salud pública están analizando de cerca las reuniones grupales, que amenazan con convertirse en eventos de superpropagación, así como circunstancias menos comprendidas en las que ciertas personas parecen estar más predispuestas a transmitir el virus.

“La característica de este virus —y eso es lo que lo vuelve tan difícil de controlar— es que no necesariamente se transmite de manera uniforme”, dijo Arnold S. Monto, profesor de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Míchigan. “Es un proceso errático”.

Así como ocurrió al principio de la pandemia, los brotes siguen apareciendo en prisiones, asilos de ancianos y fábricas de procesamiento de alimentos. Más de 230 personas se infectaron en el centro de empaque de vegetales de Dole en Springfield, Ohio, y al menos una decena de casos se ha vinculado con una planta de empaquetado de manzanas en el condado de Oswego, Nueva York.

Los funcionarios de salud pública de varios estados han identificado casos de coronavirus en más de 50 personas que asistieron o trabajaron en manifestaciones en contra de la brutalidad policíaca tras la muerte de George Floyd a manos de la policía a finales de mayo. Hasta ahora, no se ha relacionado ningún brote importante con esas concentraciones.

Algunos de los nuevos focos de infección se han relacionado con el atletismo, pues los atletas estudiantiles regresan a los campus y los equipos profesionales esperan jugar de nuevo. Se infectaron al menos 23 jugadores de fútbol de la Universidad Clemson, junto con al menos diez atletas de la Universidad Estatal de Iowa y al menos cinco jugadores de fútbol de la Universidad Estatal de Texas. Varios equipos deportivos profesionales, incluyendo los Philadelphia Phillies y los Tampa Bay Lightning, también han reportado casos.

Los nuevos brotes en algunas ciudades han saturado los hospitales.

El gobernador demócrata Jay Inslee advirtió el fin de semana que se trataba de una “situación desesperada en materia de salud pública” en el condado de Yakima, en el área central de Washington, donde los casos de coronavirus habían aumentado, los hospitales habían llegado a su máxima capacidad y los pacientes eran trasladados a Seattle para recibir atención médica.

Hizo eco de la primera fase del virus, cuando el estado de Washington entró en modalidad de crisis después de que reportó el primer caso conocido de coronavirus en el país, en enero, y fue el primer gran foco de infección del país en un asilo de ancianos cerca de Seattle en febrero.

Después de contener el brote inicial, los funcionarios observaron un resurgimiento en el condado de Yakima, hogar de 250.000 personas y donde hay más de 6400 infecciones de coronavirus. La situación ahora se ha vuelto espantosa: el condado tiene más casos que toda Dakota del Sur, y el virus se ha propagado tanto que muchos empleados de los hospitales de Yakima están dejando de ir a trabajar porque se sienten enfermos o están en cuarentena.

“Francamente, estamos en un punto de quiebre”, dijo Inslee, quien planeaba exigir que los habitantes del condado comenzaran a usar cubrebocas en público. “No queremos que haya personas que deban esperar en los estacionamientos porque no pueden tener acceso a atención médica. Y si no tomamos medidas agresivas ahora, eso es lo que ocurrirá”.

Sarah Mervosh reportó desde Pittsburgh; Mitch Smith, desde Chicago; y Lucy Tompkins, desde Nueva York. Lauryn Higgins colaboró con este reportaje desde Lincoln, Nebraska.

Sarah Mervosh es reportera de noticias nacionales que vive en Nueva York y cubre una amplia variedad de noticias y reportajes en todo el país. @smervosh

Mitch Smith cubre el Medio Oeste y las Grandes Llanuras. Desde que comenzó a trabajar en The New York Times en 2014, ha escrito ampliamente sobre violencia urbana, oleoductos, políticas estatales y el debate nacional sobre las tácticas policiales. Vive en Chicago. @mitchksmith

Sarah Mervosh is a national reporter based in New York, covering a wide variety of news and feature stories across the country. @smervosh

Mitch Smith covers the Midwest and the Great Plains. Since joining The Times in 2014, he has written extensively about gun violence, oil pipelines, state-level politics and the national debate over police tactics. He is based in Chicago.  @mitchksmith

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

Fuente/ Source: www.nytimes.com

Por/ By:  Sarah MervoshMitch Smith y Lucy Tompkins

Foto/ Photo: Peatones cerca del hotel y casino Flamingo en The Strip el lunes 22 en Las Vegas.Credit…Bridget Bennett for The New York Times

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

PAGINA 100 POPAYAN COLOMBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: