ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE. – Periódico Página100 – Noticias de popayán y el Cauca

ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE.

(Dentro de la cultura del narcotráfico o narcocultura.)

Por: Armando Torres Ordóñez. Julio de 2019.

El pueblo colombiano no está preparado para estos temas constitucionales tan complejos, presumo que muchos no saben qué es esto de la Asamblea Nacional Constituyente, escasamente tenemos algún conocimiento de Referéndum, Plebiscito (aunque en el último,  Santos le tocó bajar el umbral para poder viabilizarlo, dado el desconocimiento de este mecanismo de participación ciudadana), y por supuesto, algo mucho más cercano a nosotros como la elección de Presidente, Gobernadores, Alcaldes, Congresistas,  Concejales, Diputados, Ediles, estos dos últimos también de poco conocimiento.

La Constitución Nacional es la norma superior, es la norma general, le da vida política, económica y social  al país; de las leyes que se expidan, ninguna  puede expedirse sin cumplir los postulados constitucionales, de ahí se puede entender que su modificación o cambio total obedece al cumplimiento de unos requisitos estrictos, por eso se dice que las constituciones son rígida, la de Estados Unidos tiene algo así como 230 años y solo 29 artículos; en nuestro país tuvimos varias Constituciones, muchas de corto tiempo en el siglo XIX; ya cuando se expidió la de 1886 duró un poco más: 106 años, Constitución conservadora que tuvo también sus modificaciones.

Con bombos y platillos se anunció en 1990 que era hora de cambiar la Constitución del 86, estábamos viviendo los niveles más altos de violencia fruto del narcotráfico que se ejercía de manera descarada y prepotente; década del ochenta donde se habían asesinado tres candidatos presidenciales, además de jueces, policías, periodistas; estallaron carros-bomba por doquier, se hizo explotar un avión cargado con 107 personas, y todos los horrores que no se nos pueden olvidad del narcotraficante más famoso que haya dado la historia de la humanidad: Pablo Escobar Gaviria, quien se convirtió en el hombre más buscado del mundo, las autoridades no lo pudieron capturar y solo cuando se entregó lo metieron en una cárcel construida por él mismo, con un sistema de seguridad que el solo saberlo causa risa: la cuchilla de energía de la cerca eléctrica estaba en su habitación; una cárcel en donde en su interior se asesinaron dos narcotraficantes también famosos, luego incinerados, y para disimular el olor a carne humana quemada, los hombres de Escobar hicieron un asado, este sí, con carne de res normal.

Estos horrores de la guerra llegaron a su límite, había que hacer algo, había que cambiar la Constitución, la mejor definición de Constitución es aquella que reza: “La Constitución es un verdadero tratado de paz”, y había que hacer algo por la paz.  Se eligió una Asamblea Nacional Constituyente disque para reformar la Constitución, y la Corte Suprema en ese entonces dio el aval para cambiarla totalmente si se quería, y así fue, esa Asamblea quedó conformada por 70 personas y 4 cooptados, las fuerzas políticas se hicieron medir en todo el territorio nacional, y el partido Liberal fue el que mayor votación sacó, de segundo el recién desmovilizado M-19, luego el partido Conservador, y así sucesivamente, porque esta Asamblea era tan importante que ninguna  fuerzas políticas se podía quedar por fuera. Se anunció el cambio de nuestra Constitución y así sucedió, y de una democracia representativa pasamos a una democracia participativa, esto quiere decir que la Constitución y todo lo público es un libro abierto, esta nueva Constitución tuvo de todo, toda ella enmarcada en la defensa de los derechos humanos.

Pero los hechos históricos vergonzosos no los podemos olvidar, y esa Asamblea Nacional Constituyente se contaminó de dineros del narcotráfico, qué curioso, se cambió la Constitución por los problemas del narcotráfico de la década del ochenta, y la Asamblea que la cambió se dejó tocar de los dineros del narcotráfico, así fue que se incluyó el artículo 35 de la Constitución que prohibía la extradición, eso era lo que le interesaba a los narcotraficantes, especialmente a Pablo Escobar.

Como todo aquí en Colombia, que nos meten las cosas a los trancazos, nuestra Constitución se cambió pero en su cambio hubo de todo, hasta dineros mal habidos, por eso siguen los malos ejemplos, por eso las elecciones se contaminan de dinero, por eso un candidato que no tenga plata pierde, por eso nos metieron un Plebiscito a pesar de haberse perdido, por eso nos metieron un acuerdo de paz a pesar de haber sido negado por el pueblo, todo lo que se hace en la vida política de nuestro país va referenciado con el nacimiento de una Constitución que en su elaboración hubo de todo, mucho de lo que se ha hecho en los últimos treinta años tiene el sello de ilegitimidad.

Por eso es tan difícil convocar a una nueva Asamblea Nacional Constituyente, esto antes que ser una solución es un problema, porque en su convocatoria e implementación  se sabe por qué puerta se entra, pero no se sabe por cuál se sale, se sabe cómo empieza pero no se sabe cómo termina, es un enredo desde sus requisitos hasta el texto que se propone, porque aparecen todas las ideologías del país queriendo quedar incluidos en el texto de preguntas, todos los sectores sociales, toda la población vulnerable  -que además es mucha- y esta es una de las razones que el tema se vuelva complejo, por la gran diversidad de problemas que existen en el país, pareciera que es mejor dejar las cosas como están y seguir navegando en el mar de las improvisaciones, al fin y al cabo nuestros dirigentes así lo han hecho durante la historia republicana de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo1 👇

Accede al grupo de WhatsApp Noticias grupo2 👇
A %d blogueros les gusta esto: